Educación

Visto 43 Veces

Si se realizara una encuesta para tratar de determinar por qué muchos negocios de emprendedores a duras penas superan el primer año (a veces, ni cumplen ese período) antes de desaparecer, estoy seguro de que nadie mencionaría la educación como un factor decisivo.

Sin embargo, al analizar la situación en detalle, sin apasionamientos, ni en búsqueda de culpables, hay que reconocer que ese es el gran talón de Aquiles del emprendimiento.
La raíz del problema es cultural: estamos convencidos de que somos expertos en todo. Los latinoamericanos nos ufanamos de ser toderos, es decir, de medírnosle a lo que sea, y todo lo sabemos hacer bien. Eso decimos, eso pensamos; sin embargo, estamos equivocados. ¿Por qué? Porque olvidamos que nada es eterno en la vida, ni siquiera lo aprendido, y que actualizarse, explorar otros campos y desarrollar nuevas habilidades es una exigencia del mundo moderno.
Más en un campo como el de los negocios por internet, que evoluciona a diario. Las herramientas se perfeccionan, surgen nuevas herramientas, las tendencias cambian, las verdades pierden peso y son renovadas, en fin. Algunos creen que tienen un producto o servicio perfecto y que con conocerlo bien es suficiente, y pecan. Por más que uno se enfoque en un área, está obligado a actualizarse, necesita conocer los otros actores que entran en juego.
Educarse es renovarse, es reinventarse, es multiplicarse día a día. Si pasa uno en el que no aprendimos, fue una oportunidad perdida. Y educación no es solo sumar conocimiento; también es restar: aprender a despojarse de miedos, a dejar atrás recuerdos negativos, a decirle adiós al socio que no es confiable, a soltar al mal cliente que nos desgasta, a cerrar ciclos cuando es necesario. Educarse es cultivar lo mejor que tiene el ser humano, es decir, a sí mismo.
La educación, sumada a la experiencia, es la base del éxito. Su ausencia, así se acumule mucha experiencia, es campo fértil para el fracaso. La educación es lo que te permite sacar lo mejor de ti y ofrecérselo a otros, a tus clientes. No es solo absorber, como una esponja, sino también compartir: ese es el camino para el aprendizaje de doble vía, a través de la retroalimentación. Y lo más importante: educación es un proceso de todos los días, que nunca se termina…

Johan Medero

Somos la primera fuente de inspiración que ofrece noticias exclusivas, sobre las oportunidades del entorno actual, historias de empresarios reales, estrategias y consejos de negocios del sector empresarial más productivo del país.

Sponsors


Comentarios

No hay comentarios para este articulo. Se tú el Primero!

Debes estar Suscrito a Altonivelradio.com.ve para comentar


Quedan

Educación

Te Gustó el Artículo? Compártelo..!